Nuestra Historia

En el año 2011, un grupo de vecinos de Ñuñoa y Santiago Centro nos organizamos como una “comunidad de compras grupales” para adquirir colectiva y directamente nuestros alimentos, consiguiendo así mejor calidad en los productos y precios por parte de productores locales.
El crecimiento natural de nuestra comunidad impulsó el desafío de formalizarnos como una empresa social, constituyéndonos como Cooperativa de Abastecimiento Juntos Compremos en mayo de 2016. Cuando alcanzamos la meta de reunir a 100 socios, en octubre de 2017, abrimos las puertas de nuestro almacén en Plaza Ñuñoa, local que fue montado a pulso gracias al trabajo voluntario de [email protected] [email protected] y colaboradores.
Desde entonces, el Almacén Cooperativo Juntos Compremos se ha convertido en un espacio de compra y encuentro para socios y vecinos, mientras nuestra cooperativa crece y se fortalece día a día con la incorporación de nuevos integrantes.
Te invitamos a conocer nuestro proyecto en los “Encuentros para Nuevos Socios” que realizamos mensualmente en el almacén, donde podremos contarte más de nuestra historia y funcionamiento. Este proceso está en pausa mientras dure la Cuarentena.

Nuestra comunidad

Somos una comunidad de más de 120 personas y familias de distintas comunas de Santiago, convencidos de que a través de la colaboración y de pequeños actos cotidianos podemos ayudar a construir un mundo mejor.
Nuestro punto de partida consiste en surtir nuestros hogares a través de un sistema de abastecimiento que privilegie las “buenas prácticas”, beneficiando tanto a los consumidores como a los productores y al medioambiente. Partimos de la base que un consumo responsable requiere de conocer a quien produce nuestros alimentos y productos de uso cotidiano, para saber de qué manera y bajo qué condiciones lo hace. Solo conociendo qué tipo de prácticas estamos financiando (y potenciando) con el dinero de nuestro consumo cotidiano podremos hacernos responsables de sus efectos sociales y medioambientales.
Nos hemos organizados como cooperativa de consumo para ser dueños de nuestro propio sistema de abastecimiento y decidir democráticamente sobre los productos que consumimos, favoreciendo una economía al servicio de la sociedad. Sostenemos este proyecto a través de trabajo voluntario, donde cada socio aporta desde sus conocimientos e intereses. Con el fin de alcanzar el autofinanciamiento de la cooperativa y llevar los beneficios de Juntos Compremos a más personas, decidimos abrir un almacén abierto a todo público en Plaza Ñuñoa.
Somos una comunidad viva, que desde la unión y la colaboración impulsa este proyecto con la convicción de estar contribuyendo a crear una sociedad más justa y amable. Por eso buscamos también generar instancias para encontrarnos, debatir, educarnos y educar a la comunidad sobre los principios que nos inspiran.
Nuestra cooperativa es abierta, y toda persona interesada puede hacerse [email protected] de ella.​

Nuestros principios

Manifiesto

Somos una cooperativa porque creemos en el desarrollo de una empresa social que trabaja organizada y colaborativamente en pro del bien común.

¿Cómo lo hacemos? Estamos oficialmente constituidos como cooperativa de abastecimiento y registrados en la División de Asociatividad y Economía Social (DAE) del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo.

Elegimos productores locales, preferentemente de la zona central del país. Con ello, beneficiamos a pequeños emprendedores de las cercanías, logramos establecer una relación directa y personalizada con ellos, y reducimos la huella de carbono de los productos que consumimos.

¿Cómo lo hacemos? A través de nuestra Comisión de Proveedores trabajamos en contactar y establecer relaciones comerciales con productores de la zona central del país, priorizando a aquellos que cumplan con los demás principios de nuestra cooperativa. A sus productos les damos promoción preferente en el almacén.

Nos regimos por los principios del comercio justo y economía del bien común, buscando condiciones comerciales que beneficien a productores, socios y clientes. Los resultados financieros de nuestra empresa son abiertos y transparentes.

¿Cómo lo hacemos? Pagamos a nuestros proveedores al día y a un precio justo, manteniendo con ellos una relación directa y sin intermediarios. Privilegiamos la venta de productos de manos responsables, eligiendo a productores que cumplan con los principios del comercio justo. A su vez, nuestros clientes pueden conocer información sobre la distribución de los ingresos, el costo de la mercadería y el porcentaje adicional que están pagando sobre el valor de costo.

Tenemos un compromiso con el medioambiente y la alimentación sana. Más que productos orgánicos, buscamos aquellos que cumplan con los principios de la agroecología: ser producidos a través de una mirada integral del ecosistema, valorando las experiencias locales y saberes ancestrales, y evitando el uso de insumos químicos.
¿Cómo lo hacemos? Elegimos preferentemente a productores que incorporen los principios agroecológicos. Sabemos que certificarse es un proceso caro e inalcanzable para muchos pequeños productores, por lo que en vez de exigir sellos, nos informamos de sus condiciones de trabajo yendo a conocer sus campos y procesos de producción.

Somos conscientes de que nuestro acto de consumo -especialmente si es colectivo- tiene impacto sobre la sociedad, la economía y el medioambiente. Por ello, nuestro espíritu es buscar formas de consumo que sean lo más sustentables posible.

¿Cómo lo hacemos? Además de privilegiar a productores que tengan procesos productivos respetuosos con el medio ambiente, en nuestro almacén procuramos disminuir la cantidad de envases a través de la venta a granel de algunos de nuestros productos, incentivamos el no uso de bolsas plásticas, ofrecemos un sistema para rellenar botellas con agua purificada, y utilizamos materiales reciclados para confeccionar nuestras estanterías, entre otras iniciativas.

Nuestra cooperativa es abierta, democrática y participativa. Aunque compartimos las mismas motivaciones, dentro de ella hay tantas miradas como socios. Por eso nos damos el tiempo de debatir, escucharnos y tomar las decisiones de forma democrática y transparente. Desde esta diversidad y continuo crecimiento forjamos nuestra comunidad.

¿Cómo lo hacemos? A través de la labor de las distintas comisiones de trabajo, la celebración de encuentros, talleres, charlas y jornadas de trabajo, y la participación en foros, debates y votaciones electrónicas. Además, compartimos información por medio de comunicaciones periódicas y nos reunimos anualmente en una Asamblea de Socios.